Primeros pajareos por Alange

El aterrizaje en Alange la segunda quincena de diciembre fue muy corto y con muy poco tiempo para ver aves por la zona. Tuvimos solo 2 días para descargar la mudanza y colocarlo todo en la nueva casa antes de que nos fuéramos con nuestras respectivas familias, a pasar las fiestas navideñas.

La tentación de salir al monte estaba siempre al acecho, cada vez que salíamos a la terraza y veíamos el inmenso paisaje del embalse de Alange y las sierras vecinas, el castillo o el mismo pueblo, con los nidos de cigüeñas ya ocupados, los miles de gaviotas sombrías y reidoras entrando al dormidero a última hora o los roqueros solitarios danzando por los tejados. Así que, a ratos, nos sentábamos, cervecita en mano y telescopio en ojo, para escudriñar la lámina de agua y orillas. La buena densidad de nutrias de la zona nos hace soñar con algo que sería simplemente la leche, ¡ver una desde casa!

Jose Guerra en pleno Home Birding

Una fugaz escapada a una de las colas del embalse el sábado nos ofreció una ligera idea de lo que se cuece, aunque es una lámina de agua enorme. Dominan los somormujos lavancos, con centenares de individuos, fochas, algunas grullas dispersas y una buena balsa de gaviotas sombrías y reidoras, que se iba nutriendo de grupitos que iban llegando, a medida que avanzaba la tarde. Algunos grupos de patos lejos, que obligan a una mejor prospección de la zona para encontrar lugares de acceso más cercanos.

Una perdicera adulta sobrevolaba el monte alrededor del pantano y una pareja de águilas reales en vuelo coronado, marcaban territorio en la cercana sierra, no muy lejos de una gran corona de buitres leonados, muchos de ellos en vuelos nupciales.

En el pueblo, nos gratificaba observar uno de los pocos vencejos pálidos invernantes en Extremadura (Jesús Solana los lleva controlando desde el invierno pasado, cuando entran fugazmente a dormir en las oquedades de la iglesia) así como una golondrina dáurica que también decidió pasar el invierno en Extremadura, en lugar de bajar a sus cuarteles típicos de invernada africanos.

El domingo, mientras regresaba a Cataluña, Jose me contaba por teléfono que un paseo por el río Matachel ya en dirección a su encuentro con el Guadiana, le daba como recompensa la observación de un pico menor. Más tarde anotaba la grulla para la lista de casa.

Anuncios

Acerca de Pajareando por Badajoz

Este un un blog hecho por pajareros, para pajareros y para todo aquel que se interese por algún aspecto de la vida de las aves y otros bichos de Badajoz, Extremadura y más allá. Si lo conseguimos, os iremos contando las aventuras de nuestro pajareo diario, con Badajoz provincia como "campo base". // This is a blog made by birders, for birders and for all who want to know about any aspect of bird’s life and other animals of Badajoz, Extremadura and beyond. If we are able to reach this goal, we will explain our adventures of our daily birding, with Badajoz province as our “base camp”.
Esta entrada fue publicada en Big Year 2013, General, Home List (Alange). Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s