No todo son golondrinas…

Ya hace algo más de un mes que a los alangeños se les han sumado unos vecinos que han pasado el invierno en África subsahariana y que se quedarán toda la primavera y verano, criando en nuestras cornisas, tejados y doblados; son los perfectos aliados ecológicos en la lucha contra los insectos.

Las golondrinas son quizá el grupo más llamativo de las aves que se han adaptado al medio rural ¡Pero no todos son golondrinas! Hay dos grandes grupos que a menudo se meten en el mismo saco: los vencejos y los hirundínidos (que incluyen golondrinas y aviones).

Los vencejos son esas aves oscuras, con forma de guadaña y vuelo rápido, que forman grandes y sonoras nubes veraniegas. Tan sumamente adaptados están al vuelo que sus alas no se pliegan como la de otras aves y sus pies se han atrofiado de tal manera que no pueden tomar tierra en una superficie plana y luego despegar; por eso los pollos, cuando empiezan a volar o tras fuertes tormentas, muchas veces caen al suelo y necesitan un empujón. De ahí su nombre científico Apus, que significa carente de pies, cosa que no es cierta pero sí que se han reducido a la mínima expresión, conservando fuertes garras que les permiten agarrarse a las paredes y oquedades donde crían.

IMG_7482
Vencejo pálido, de tonos y garganta más claros que el común.

En el casco urbano de Alange crían 2 especies de vencejo: el vencejo pálido (Apus pallidus) y el vencejo común (Apus apus). El primero es, como indica el nombre, de tonos más claros y achocolatodos que el común y más escaso, aunque en Extremadura esté bien extendido. Ambas especies son estrictamente estivales, ya que su alimento principal, insectos aéreos, desaparecen prácticamente, en otoño e invierno. A pesar de ello, unos pocos vencejos pálidos se suelen quedar todo el invierno en Alange (vienen a dormir a los huecos de la fachada de la iglesia), siendo ésta la única localidad conocida de invernada en España, como bien sabe nuestro colega Jesús Solana, que lleva el seguimiento de la invernada de esta especie en Alange.

Vencejo real. Alange alberga la mayor colonia extremeña de la mayor especie de vencejo de Europa / Alpine Swift. Alage holds the biggest Extremadura's colony of the biggest European swift species.

Vencejo real. Alange alberga la mayor colonia extremeña de la mayor especie de vencejo de Europa / Alpine Swift. Alage holds the biggest Extremadura’s colony of the biggest European swift species.

Vencejo cafre (Apus caffer) en el castillo de Alange / White-rumped Swift in Alange's castle

Vencejo cafre (Apus caffer) en el castillo de Alange / White-rumped Swift in Alange’s castle

Los nidos de los vencejos son casi siempre invisibles a nuestros ojos. Entran en ellos como cohetes, y desaparecen como si los engulleran las paredes y tejas.  En primavera y verano, la iglesia de Alange acoge una nutrida colonia de vencejos pálidos, utilizando sus numerosos huecos para criar. Agrupan material que recogen en vuelo y hacen un mullido pero poco elaborado cuenco, utilizando su saliba a modo de pegamento, donde depositan los huevos.

La presa de Alange es hogar de la mayor colonia de cría de Extremadura de vencejo real (Apus melba), con más de 300 parejas. Es el más grande de los vencejos, fácilmente distinguible, además, por tener las partes inferiores blancas separadas por un collar oscuro. Además de otra especie muy escasa en la península, el vencejo cafre (Apus caffer), del cual se conocen muy pocas parejas en España (todas en el cuadrante suroeste), lo que convierte a Alange (además de por otras muchas especies de aves) en parada obligada en la ruta de muchos birders nacionales y extranjeros.

Mucho más familiares a los ojos de la gente, y más vistosas son las golondrinas y aviones. No tienen parentesco con los vencejos. Una de las caracteríticas más llamativas son sus nidos, hechos de barro. Cada especie lo hace de una manera distinta y gracias a ello, así como el lugar donde los ubican, sabremos de qué especie se trata. Por que en Alange crían hasta cuatro especies de golondrinas y aviones: la golondrina común (Hirundo rustica), la golondrina dáurica (Cecropis daurica), el avión común (Delichon urbicum) y el avión roquero (Ptyonoprogne rupestris). Los aviones comunes son los que agrupan sus nidos en las cornisas de las casas, dejando solo un agujero por donde entran y salen. Las golondrinas comunes hacen un cuenco abierto y normalmente prefieren hacerlos a cubierto (doblados, graneros…). Las dáuricas, en cambio, lo hacen cerrado y con un largo tubo de entrada, eligiendo techos de casas y, sobretodo, debajo de los puentes. Por último, los aviones roqueros, como su nombre indica, crían en rocas pero, sobretodo fuera de la época de nidificación, hacen mucha vida en el pueblo, durmiendo en los edificios.

IMG_6962
Avión común, partes inferiores y obispillo blanco contrastado con el resto negro azulado.
IMG_7234
Golondrina dáurica. Se distingue de la golondrina común por el obispillo y collar anaranjados.
para selecc 28.07.08 257
Nido de golondrina común. Característico por su forma de cuenco abierto.
Grupito de aviones roqueros descansando en una cornisa. Son los únicos hirundínidos (golondrinas) que pasan del invierno entre nosotros de manera generalizada

Grupito de aviones roqueros descansando en una cornisa. Son los únicos hirundínidos (golondrinas) que pasan del invierno entre nosotros de manera generalizada

De hecho, los aviones roqueros son los únicos que están todo el año entre nosotros, aunque un pequeño número de las otras especies (sobretodo avión común) también invernan en Alange.

¿Por qué no hay que tirar los nidos de golondrinas y aviones?

Además de la alegría y vida que dan a los pueblos y ciudades, vencejos y golondrinas eliminan una ingente cantidad de insectos cada primavera y verano. Entre esos insectos se cuentan, cómo no, las molestas moscas y mosquitos, amén de otras especies que pueden ocasionar daños a plantas y a la agricultura.

Es cierto que su presencia no siempre es inocua y que manchan con sus excrementos las paredes y aceras, ¡pero es un precio muy pequeño que vale la pena pagar para disfrutar de estos al(i)ados vecinos!

Anuncios

Acerca de Pajareando por Badajoz

Este un un blog hecho por pajareros, para pajareros y para todo aquel que se interese por algún aspecto de la vida de las aves y otros bichos de Badajoz, Extremadura y más allá. Si lo conseguimos, os iremos contando las aventuras de nuestro pajareo diario, con Badajoz provincia como "campo base". // This is a blog made by birders, for birders and for all who want to know about any aspect of bird’s life and other animals of Badajoz, Extremadura and beyond. If we are able to reach this goal, we will explain our adventures of our daily birding, with Badajoz province as our “base camp”.
Esta entrada fue publicada en General, Las aves de Alange y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a No todo son golondrinas…

  1. jose antonio dijo:

    Buenas, mi nombre es Jose Antonio, de Mérida, me ha hablado de vuestro blog un buen amigo: Jose Antonio Palomo. Yo era un forofo de las aves, pero un buen dia descubri la fantastica variedad de plantas que hay en nuestra comarca y me puse manos a la obra. Llevo tres años con un blog : http://www.florademerida.blogspot.com , y aunque no tengo muchos seguidores, le echo trabajo y cariño. Me gusta que halla gente amante de la natura en mi tierra, bienvenidos. Si quereis , podemos salir un dia y compartir conocimientos. Dejadme un comentario en mi blog. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s